Cazadores del crepúsculo

.x.x._________________________________________.x.x.

.:Cazadores del crepúsculo:.

Titulo Original: Hunters of the dusk
Año: 2002
Trilogía: Vampire War

CazadoresDelCrepusculo.jpg picture by MonsieurLestatDeLioncourtvamoirewar-1.jpg picture by MonsieurLestatDeLioncourt

Sinopsis: La guerra entre vampiros y vampenezes se ha desatado y los vampiros concentran toda su atención en encontrar al Lord vampanez, quién según la profecía de Mr. Tiny, guiará a los vampanezes para acabar con el clan vampírico. Tras una visita del entrometido Desmond Tiny, es anunciado que solo tres vampiros (Darren Shan, Mr. Crepsley y Vancha Marsh) están destinados a encontrar al lord vampanez (que de momento es un semi-vampanez) y tendrán cuatro oportunidades de acabar con él antes de que se convierta en un vampanez completo, si fallan, el clan vampírico perecerá y solo uno de ellos vivirá para presenciar su caída...

PROLOGO

(Aparece en la última parte de "El principe vampiro" como un avance)

Al amanecer supimos que íbamos a tener pelea. Habíamos sido seguidos, y no sólo por una persona, sino por tres o cuatro. Habían encontrado nuestro rastro a pocas millas de las afueras del pueblo y nos habían seguido desde entonces. Se movían con admirable sigilo, y si no hubiésemos previsto que tendríamos problemas, puede que no nos hubiéramos dado cuenta de que algo andaba mal. Pero cuando un vampiro presiente el peligro, ni siquiera el humano más veloz conseguiría acercársele furtivamente.
—¿Cuál es el plan? —preguntó Harkat mientras acampábamos en medio de un bosquecillo, protegidos del Sol por ramas y hojas que se entrelazaban en lo alto.
—Esperarán a que haya plena luz para atacar —dijo Mr. Crepsley, manteniendo los ojos bajos y la voz más baja aún—. Actuaremos con total normalidad y fingiremos dormir. Cuando vengan, nos ocuparemos de ellos.
—¿Estará bien al Sol? —pregunté. Aunque en aquel sitio estábamos a cubierto, una pelea podría hacernos salir de la sombra.
—Los rayos del Sol no me harán daño en el breve tiempo que me llevará encargarme de esos acosadores —respondió Mr. Crepsley.
Nos hicimos camas de musgo y hojas sobre el suelo, nos envolvimos en nuestras capas y nos acostamos.—De todos modos, puede… que sólo sientan curiosidad —murmuróHarkat—. Puede que simplemente quieran ver… cómo es un vampiro de verdad.
—Se mueven con demasiada cautela para ser meros espectadores — discrepó Mr. Crepsley—. Están aquí por algo.
—Ahora que recuerdo… —susurré—. ¡El tipo de la tienda estaba comprando armas!
—La mayoría de los cazavampiros van convenientemente armados — gruñó Mr. Crepsley—. Ya han quedado atrás las noches de los idiotas que sólo traían antorchas y estacas de madera.
Ya no hablamos más después de eso. Yacimos inmóviles, con los ojos cerrados (excepto Harkat, que cubrió sus ojos sin párpados con la capa), respirando acompasadamente, simulando dormir.
Los segundos transcurrieron lentamente, tomándose su tiempo para convertirse en minutos, y una eternidad para convertirse en horas.
Habían pasado seis años desde la última vez que participé en una cruenta refriega. Sentía en los miembros un frío anormal, y el temor producía en mi estómago la sensación de que unas rígidas serpientes de hielo se enroscaban y desenroscaban en su interior. Permanecí flexionando los dedos bajo los pliegues de mi capa, sin apartarlos en ningún momento de mi espada, listo para empuñarla.
Poco después del mediodía, los cazadores tomaron posiciones. Había tres, dispuestos en semicírculo, y se nos acercaban desde el norte, el suroeste y el sureste. Al principio sólo pude oír el susurro de las hojas mientras se aproximaban, y el ocasional chasquido de una rama. Pero mientras nos rodeaban, percibí su pesada respiración, el crujido de sus
huesos en tensión y el pánico latiendo en sus corazones.
Los cazadores se detuvieron a diez o doce yardas y se metieron tras los árboles, disponiéndose a atacar. Hubo una larga y tensa pausa… y luego el sonido de un arma lentamente amartillada.
—¡Ahora! —rugió Mr. Crepsley, levantándose de un salto y abalanzándose sobre el humano más próximo a él.
Mientras Mr. Crepsley rodeaba a su asaltante a increíble velocidad, Harkat y yo nos encargamos de los otros dos humanos. El que yo había escogido maldijo en voz alta, salió de detrás del árbol, levantó su rifle y disparó. Una bala pasó zumbando a mi lado, fallando por pocas pulgadas. Antes de que pudiera disparar otra vez, yo ya estaba sobre él.
Arrebaté el rifle de las manos del humano y lo tiré. Detrás de mí, un arma hizo fuego, pero fue casi un disparo al aire, y supuse que Harkat debía estar forcejeando con su adversario. No tenía tiempo de averiguar cómo estaba mi amigo (el hombre que estaba frente a mí ya había sacado un gran cuchillo de caza), así que desenvainé mi espada, listo para la acción.
El hombre abrió mucho los ojos al ver la espada (se había pintado círculos rojos alrededor de los ojos con algo que parecía sangre), y luego los entrecerró.
—¡Sólo eres un chico! —rugió, lanzándome una cuchillada.
—No —le corregí, apartándome de la trayectoria de su cuchillo a la vez que le lanzaba una estocada—. Soy mucho más.
Cuando el humano iba a acuchillarme de nuevo, levanté mi espada y la bajé en un suave arco que cortó la carne, los músculos y los huesos de su mano derecha, seccionándole tres dedos y desarmándole en un instante.
El humano lanzó un grito de agonía y cayó a mis pies. Aproveché ese momento para ver cómo les iba a Mr. Crepsley y a Harkat. Mr. Crepsley ya había matado a su humano y avanzaba a zancadas hacia Harkat, que luchaba con su oponente. Harkat parecía llevar ventaja sobre su adversario, pero Mr. Crepsley se dispuso a apoyarle si la situación empeoraba.
Satisfecho de que todo fuera a nuestro favor, volví a fijar mi atención en el hombre del suelo, mentalizándome para la desagradable tarea de acabar con él. Para mi sorpresa, lo descubrí sonriéndome de un modo horrible.
—¡Deberías haberme cortado también la otra mano! —gruñó.
Mis ojos se clavaron en su mano izquierda, y se me cortó la respiración: ¡apretaba una granada contra su pecho!
—¡No te muevas! —gritó cuando avancé a trompicones hacia él.
Presionó a medias el detonador con el pulgar—. ¡Si esto explota, te llevaré conmigo!...

Sigue con Ia trilogía: Vampire War en el libro "Aliados de la noche" 

 


Contadores
 
contador de visitas
relojes para blogreloj para blog gratis
relojes web gratis html clock contador de usuarios online
Dame like
 
Publicidad
 
Contacto en
 
cirquedufreak@live.com.mx
y también en:
Afiliados
 




¡Afiliame!
 



 
Hoy habia 6 visitantes (11 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
En línea desde: Grupos MSN: 2007 a febrero de 2009 Web: 28/01/2009 :D